Tlfs:+34 639 886 446 / +34 923 16 31 45

Toros y Tradición

Juan M. Sánchez de Carreros fue el fundador. Se hace ganadero de bravo en 1.874 con la compra de la mitad de la ganadería de López Navarro, de Colmenar Viejo, añadiendo posteriormente vacas y sementales de Fernando Pérez Tabernero de Villar de los Álamos, cruce de Veragua y Miura. Debutó en Salamanca en 1.880 actuando como matadores de toros Lagartijo y Felipe García.
A finales del siglo XIX el nombre de “Carreros” cruzaba fronteras haciéndose sitio en Francia, inaugurando la plaza de Mont de Marsan y siendo todavía en la actualidad el ganadero con mayor número de toros lidiados en el coso francés. Fue el primer ganadero español que lidió en México en 1.903 y fundador de la Unión de Criadores de Toros de Lidia en 1.905.

Siguiendo la tradición y en honor a su profesión, vistió toda su vida el traje charro. Su gran personalidad marcó una época y un estilo en la cría del toro bravo salmantino. Su larga y apasionante vida como ganadero fue contada por los mejores cronistas de la época.

En 1.960 sus biznietos Juan Carlos y Fernando Martín Aparicio hicieron resurgir la ganadería de “Carreros” debutando en Madrid en 1.966 y estando como ganaderos en activo en la Unión de Criadores de Toros de Lidia hasta 1.995. Tras varios años de inactividad, en 2.003 se forma de nuevo esta histórica vacada con reses de D. Jaime Brujó, procedencia Maribel Ybarra-Marqués de Domecq.

El único hijo varón de Juan Carlos, aficionado práctico y quinta generación, continúa la tradición familiar en Carreros de Fuenterroble.

.